Noticias

Comienza el contenido principal

Inversión extranjera en Cuba: nuevas oportunidades para 2019

| Noticias | Cuban Desk

Ignasio Aparicio opina en El Economista acerca de la nueva cartera de oportunidades para la inversión extranjera en Cuba durante el 2019

Como cada año, la Feria Internacional de La Habana es el escaparate elegido por el gobierno cubano para presentar la Cartera de Oportunidades de Inversión Extranjera para el período 2018 – 2019. La Cartera de Oportunidades tiene como objetivo informar sobre aquellos proyectos de especial interés para las autoridades que requieren de inversión extranjera. En ella se describen cada uno de los proyectos y el monto estimado de inversión, la modalidad de inversión extranjera propuesta, la contraparte cubana y sus datos de contacto.

Esta nueva cartera de oportunidades incluye 525 proyectos de inversión distribuidos en 16 sectores económicos, 45 de ellos dentro de la llamada Zona Especial de Desarrollo Mariel (en lo sucesivo ZEDM). La ZEDM es un proyecto en desarrollo con una inversión anual de 300 millones de dólares de Estados Unidos llevada a cabo durante los últimos años. Esta zona se localiza a 45 km al oeste de La Habana y posee uno de los puertos más importantes de la isla.  La ZEDM dispone de un marco regulatorio propio con importantes ventajas fiscales. No obstante, a pesar de la gran cantidad de solicitudes para operar en ella, hasta la fecha sólo se han autorizado 43 proyectos. Recientemente se ha otorgado la concesión a una empresa vietnamita para que construya y administre una zona industrial dentro de la ZEDM bajo la modalidad de empresa de capital totalmente extranjero. Dentro de los proyectos también autorizados se encuentran el de una Empresa Mixta (llamadas así las compañías mercantiles cubanas con accionistas nacionales y extranjeros) con la participación de Unilever, para la producción de productos de aseo personal, así como de otra Empresa Mixta constituida por una participada de British American Tobacco, para la fabricación de cigarrillos.

Es de destacar que esta nueva cartera de oportunidades contiene 69 proyectos más de los previstos que en la correspondiente al período 2017-2018, lo cual evidencia el interés de las autoridades cubanas de incrementar la inversión extranjera en la isla. No obstante, también merece mencionar que 115 proyectos ya estaban incluidos en la cartera de oportunidades del año anterior, por lo que, en sentido estricto, hablaríamos de 410 nuevos proyectos.

Si bien la diversidad de proyectos alcanza prácticamente a todos los sectores económicos, el mayor número está destinado a satisfacer las necesidades agroalimentarias de la población y la obtención de ingresos a través de los sectores del turismo y el petróleo, así como garantizar el desarrollo industrial del país.

Merece igualmente la pena destacar, a diferencia de carteras de oportunidades precedentes, la inclusión de varios proyectos de inversión totalmente extranjera. Dentro de estos proyectos se encuentran los referidos a la producción de equipos de climatización, vajillas de vidrio, envases de plástico y de vidrio, luminarias led, aseo personal de pequeño formato para el turismo, colchones y almohadas, cables eléctricos, calzado comercial, productos lácteos, pastas alimenticias y embutidos, por ejemplo.

Además de la modalidad de la inversión totalmente extranjera y de las empresas mixtas, la Ley 118/2014 de la Inversión Extranjera prevé la posibilidad de suscribir contratos de asociación económica internacional, sin constituir persona jurídica distinta a las partes. En esta última se incluyen los contratos de administración (hotelera, productiva o de servicios), con y sin financiación, los contratos para la prestación de servicios profesionales y los contratos a riesgo para la exploración de recursos naturales no renovables.

En el sector turístico se incluye tanto la opción de contratos de administración hotelera – o de servicios - como la creación de empresas mixtas. Por su parte, la modalidad de administración productiva se utiliza fundamentalmente en el sector industrial. Por último, destacar que la mayoría de los contratos de exploración de recursos naturales son bajo la modalidad “a riesgo”.

Como es sabido, España es el mayor inversor en Cuba -en torno al 45% de las inversiones extranjeras son españolas-, por lo que muchos de los proyectos incluidos en la actual cartera de oportunidades podrían pudieran interesar a empresas en nuestro país. Dicho lo anterior, las autoridades cubanas no limitan las ofertas de inversiones a los proyectos contenidos en la misma. Prueba de ello son las posibles inversiones españolas que han trascendido a partir de la reciente visita del presidente Pedro Sánchez a Cuba para el desarrollo, entre otros, del ferrocarril, la remodelación de aeropuertos y la conexión telefónica de la isla con el resto del mundo.

Puede leer el artículo en El Economista y descargarlo en PDF en este enlace.

Fin del contenido principal