Noticias

Comienza el contenido principal

La economía colaborativa ya está aquí y ha llegado para quedarse

| Derecho Laboral

Jornada para periodistas sobre economía colaborativa y de plataformas: consecuencias para las empresas tradicionales en el mercado español y europeo.

Las plataformas digitales y nuevas formas de economía colaborativa se han extendido en nuestro país y han llegado para quedarse, con el impacto que esto genera tanto en las empresas tradicionales como en las nuevas formas de trabajo.

Así se expuso durante la jornada sobre economía colaborativa, que organizó Andersen Tax & Legal junto con Estudio de Comunicación, con la participación de los socios de Andersen Tax & Legal Alfredo Aspra y Gonzalo CerónRocío Vivo, asociado senior de la firma, los abogados de UGT Manuel de la Rocha y Bernardo Rodríguez, y Charo Gomez, socia de Estudio de Comunicación.

Durante el evento se pusieron de manifiesto los beneficios de esta nueva economía, el impacto social que conlleva y la regulación que se debe plantear para estos nuevos modelos de negocios, así como su irrupción en el mercado, que plantea problemas laborales que están generando polémicas públicas y debates políticos.

Uno de los debates que surgió durante la jornada es si los trabajadores de estas plataformas deberían considerarse trabajadores por cuenta ajena o autónomos.

En este punto, las empresas defienden que los trabajadores sean autónomos, ya que ellos establecen su propio horario y son los propietarios de las herramientas necesarias para realizar su actividad, como el 'smartphone', el vehículo de transporte y el equipamiento.

Por el contrario, los trabajadores denuncian que estas empresas colaborativas ganan competitividad "a costa de explotar" a sus trabajadores y sostienen que "el propio sistema facilita esta situación precaria". Así, aseveraron que "nos estamos jugando un elemento fundamental del Estado social que es la protección del trabajador".

El responsable del área de laboral de Andersen Tax & Legal, Alfredo Aspra destacó la necesidad de una regulación que sea clara al respecto, “la gran duda que tienen que despejar los tribunales es si el mero hecho de que la propiedad de la plataforma digital de los pedidos sea de una empresa determina la laboralidad para los repartidores y no su condición de autónomos".

Por su parte, Gonzalo Cerón explicó la estructura mercantil y financiera que prima en estas plataformas y la necesidad de una norma clara que evite los problemas de competencia que pueden surgir en el desempeño de las actividades colaborativas.

Puede ver la noticia en mercado2

Fin del contenido principal