Comienza el contenido principal

Volver

El IVA, a veces olvidado en las entidades sin fines lucrativos

Normalmente, en el ámbito empresarial se asume que “el IVA es neutro”. Bien, en el mundo de las entidades cuya actividad es en todo caso generadora del derecho a la deducción del IVA, dicha frase sería cierta, sin perjuicio de posibles efectos financieros negativos que pudieran derivarse del desajuste entre el pago de las cuotas de IVA y su devolución por parte de la Administración Tributaria

Normalmente, en el ámbito empresarial se asume que “el IVA es neutro”. Bien, en el mundo de las entidades cuya actividad es en todo caso generadora del derecho a la deducción del IVA, dicha frase sería cierta, sin perjuicio de posibles efectos financieros negativos que pudieran derivarse del desajuste entre el pago de las cuotas de IVA y su devolución por parte de la Administración Tributaria.

Esto no obstante, en el escenario de entidades que realizan operaciones con y sin derecho a la deducción del IVA soportado, este devendrá, en determinada proporción, un coste para el sujeto pasivo, en la medida que no resultará plenamente deducible. Ello ocurre, entre otros, en sectores tales como el financiero, sanitario, educativo, social o deportivo con carácter privado-social.

Precisamente es en este último ámbito en el que nos gustaría detenernos. En concreto, en relación con la exención de IVA en los servicios a personas físicas que practiquen el deporte o la educación física, prestados por entidades deportivas privadas de carácter social (en adelante, clubes deportivos).

Los clubes deportivos con dicha caracterización realizan operaciones exentas y no exentas de IVA. En este sentido, son operaciones exentas de IVA, entre otras, las cuotas mensuales satisfechas por los socios, el alquiler de material deportivo, el alquiler de las taquillas del vestuario, las clases particulares o colectivas, etc. En cambio, son operaciones no exentas de IVA tales como la venta de material deportivo, servicios de restauración, alquiler de salas, etc. En la medida que los clubes deportivos realizan una amplia gama de prestaciones de servicios y entregas de bienes, la Dirección General de Tributos ha emitido numerosa doctrina con el fin de definir el alcance de la exención.

Siendo esto así, los clubes deportivos deben calcular la deducción del IVA soportado en función de la regla de prorrata. En este punto es donde puede entrar en juego, nunca mejor dicho, el posible ahorro derivado de la aplicación correcta de los mecanismos de cálculo de la prorrata, en su doble vertiente de prorrata general o prorrata especial.

A grandes rasgos, en la prorrata general, el IVA soportado será deducible en función del coeficiente resultante de la proporción entre operaciones con derecho a la deducción y el total operaciones realizadas. Por otro lado, en la prorrata especial, el IVA soportado se distribuirá en tres secciones, en función del destino que se le atribuya a cada bien o servicio adquirido. Así, el IVA soportado en los bienes y servicios utilizados para el ejercicio de actividades con derecho a la deducción será plenamente deducible, el IVA soportado destinado a actividades sin derecho a la deducción no será deducible y, por último, el IVA soportado destinado a ambas actividades será deducible en función de la proporción de prorrata general.

Es principalmente en este ámbito donde un análisis pormenorizado puede llevar a importantes ahorros en materia de deducibilidad del IVA soportado. En esta línea, los clubes deportivos deben valorar que un mínimo aumento en la repercusión de IVA puede impactar directamente en una mayor deducibilidad del IVA soportado. Ello ocurre principalmente, pero no exclusivamente, en clubes deportivos con mínima estructura de gestión, en los cuales prima más la simplicidad en la llevanza del día a día que la complejidad que podría resultar de un análisis detallado del proceso de deducción del IVA soportado.  

Decíamos “no exclusivamente” porque encontramos también ejemplos de necesidad de un análisis exhaustivo de la deducibilidad del IVA soportado en clubes deportivos de mayor envergadura. Un ejemplo de ello, un club de tenis que, además de los servicios ordinarios exentos y no exentos, organizaba un torneo internacional del calendario ATP, con la debida repercusión de IVA en la venta de entradas, publicidad, alquiler de stands, etc. Dicho club incurrió en una fuerte inversión, derivada de la construcción de un nuevo gimnasio en sus instalaciones, sin proceder a la deducción del IVA soportado en proporción alguna (de acuerdo con la prorrata especial), por entender que el gimnasio estaba destinado exclusivamente a la práctica deportiva por parte de sus socios.

Esta fue la postura resultante de un análisis superficial de la deducción del IVA soportado, pero un análisis en detalle de los hechos resultó en una conclusión con matices totalmente diferentes, cual fue la siguiente: la ATP, como entidad organizadora del circuito internacional de tenis, exigía que cualquier club que albergara en sus instalaciones un torneo de aquella categoría debía disponer de un gimnasio con determinadas prestaciones para el entreno de los tenistas profesionales participantes en el torneo. Es decir, el gimnasio en cuestión, además de su uso inicialmente previsto como elemento para la práctica deportiva por parte de sus socios (sin repercusión de IVA), devino asimismo en un elemento indispensable para poder acoger un torneo de la ATP (con repercusión de IVA).

En virtud de ello, el IVA soportado en la construcción del gimnasio se pudo deducir, de acuerdo con el mecanismo de la prorrata especial, en base a la prorrata general de ambas actividades, resultando por tanto en un ahorro muy significativo.

En conclusión, sirviendo el ejemplo de club deportivo como caso paradigmático, es evidente que las entidades privadas de carácter social deben otorgar una posición prevalente al análisis de los ahorros fiscales que puedan derivarse de una correcta aplicación del mecanismo de deducción del IVA soportado.

Jordi Rius12 de noviembre de 2018 | 23:00

Etiquetas

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Política de Privacidad

Andersen Tax & Legal le informa de que los datos de carácter personal que nos proporcione rellenando el presente formulario serán tratados por Andersen Tax & Legal como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es para gestionar los comentarios que realiza en este blog. Legitimación: al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en la dirección comunicacion@AndersenTaxLegal.es, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.

No hay comentarios aún

Fin del contenido principal