Comienza el contenido principal

Volver

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea perfila el concepto de “comerciante”

El TJUE concluye en su Sentencia que, una persona física que publica simultáneamente en un sitio de Internet una serie de aunucios ofreciendo la venta de bienes nuevos y usados, solo debe calificarse como "comerciante"

Como consecuencia de una cuestión prejudicial planteada por el Tribunal de lo Contencioso-Administrativo de Varna (Bulgaria), y recibida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el pasado 28 de febrero de 2017 (asunto nºC-105/17), este último Tribunal ha tenido ocasión de pronunciarse acerca de los conceptos de “comerciante” y “práctica comercial”, y, en concreto, sobre cuando debe entenderse que una persona interviene en una transacción como “comerciante”, así los criterios o circunstancias a valorar por los diferentes tribunales nacionales para decidir cuando se interviene en dicha condición.

La petición de decisión prejudicial fue planteada al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en un procedimiento judicial mantenido inicialmente entre Dña. Evelina Kamenova y la Comisión de Protección de los consumidores de Bulgaria (CPC), en relación con un acto adoptado por esta última, en virtud del cual imponía a la Sra. Kamenova multas administrativas por haber omitido información a los consumidores al publicar una serie de anuncios de venta de productos de su propiedad a través de Internet.

Los hechos de los que derivó el procedimiento consistieron, en esencia, en la adquisición por parte de un tercero, a través de Internet (en virtud de un contrato de compraventa a distancia), de un reloj de pulsera propiedad ofrecido a través de dicha red por la Sra. Kamenova, siendo que, posteriormente, el referido adquirente, al considerar que dicho reloj no respondía a las características ofrecidas en el anuncio publicado, solicitó a la vendedora la restitución del precio satisfecho.

Tras la negativa inicial de la Sra. Kamenova a atender dicha reclamación, el comprador presentó ante la CPC una reclamación, como consecuencia de la cual, la CPC impuso una multa administrativa a la vendedora, en base a considerar que la Sra. Kamenova había omitido en su anuncio una serie de datos de obligada publicidad para los comerciantes, así como que tampoco se recogía en el mismo, entre otras cuestiones, el derecho de desistimiento del comprador, las condiciones de pago o el plazo.

Finalmente, y tras un primer recurso de la Sra. Kamenova que resultó estimado y revocó la sanción inicialmente impuesta por la CPC, dicha Comisión interpuso un recurso de casación ante el Tribunal Contencioso-Administrativo, el cual decidió suspender el procedimiento y plantear una cuestión prejudicial ante el TJUE, por la que preguntaba, en esencia, acerca de si una persona física, que publica simultáneamente en un sitio de Internet una serie de anuncios en los que ofrece a la venta bienes nuevos y usados, puede calificarse como "comerciante", en el sentido del artículo 2, letra b) de la Directiva 2005/29, así como, por otro lado, si tal actividad constituye una "práctica comercial" en el sentido del artículo 2, letra d), de la misma Directiva.

La referida cuestión prejudicial fue resuelta por el TJUE mediante sentencia dictada el pasado 4 de octubre de 2018, y en la cual vino a concluir que el término “comerciante” contenido en el artículo 2, letra b) de la Directiva 2005/29, y en el artículo 2, punto 2, de la Directiva 2011/83, es un concepto funcional, que exige apreciar si la relación contractual o la práctica comercial parte de las actividades que una persona ejerce con carácter profesional, siendo que, en consecuencia, para ser considerado comerciante, la persona física o jurídica de que se trate deberá actuar con un propósito relacionado con su actividad económica, negocio o profesión o en nombre o por cuenta de éste.

En síntesis, el TJUE concluye en su Sentencia que, una persona física que publica simultáneamente en un sitio de Internet una serie de aunucios ofreciendo la venta de bienes nuevos y usados, solo debe calificarse como "comerciante", y tal actividad únicamente constituye una "práctica comercial", si dicha persona actúa con un propósito relacionado con su actividad comercial, negocio, oficio o profesión, extremo que corresponderá en todo caso al órgano jurisdiccional apreciar en cada operación o situación concreta, atendiendo a una serie de circunstancias relativas a la misma, y, entre otras, y a modo de ejemplo, si el vendedor actúo con fines lucrativos, si estaba sujeto a IVA, si la actividad de venta era regular, si los productos de venta eran todos del mismo tipo o si la oferta se concentraba en un número limitado de productos.

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Política de Privacidad

Andersen Tax & Legal le informa de que los datos de carácter personal que nos proporcione rellenando el presente formulario serán tratados por Andersen Tax & Legal como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es para gestionar los comentarios que realiza en este blog. Legitimación: al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en la dirección comunicacion@AndersenTaxLegal.es, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.

No hay comentarios aún

Fin del contenido principal