Noticias

Comienza el contenido principal

Podemos ahonda en su plan para resucitar la banca pública

Miguel Prado analiza en el periódico ABC qué supondría la creación de un banco público

Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno, tocó silla en el Consejo de Ministros y Bankia sintió un escalofrío. No por sus pensamientos para con los impuestos, ni por su política social, ni por su planteamiento de España. Fue la idea de crear una banca pública lo que tiró abajo la cotización de la entidad financiera. Un 16,77% en el mes de enero, y buena parte de la culpa la tuvo ese concepto de las finanzas. Siempre tuvo en Bankia su objetivo, aunque el desembarco en el Ejecutivo ha traído consigo ampliar la diana también al Instituto de Crédito Oficial (ICO). Uno como banca comercial y el otro como banco de inversión, según ha podido saber ABC.

La ampliación del objetivo se reveló en una reciente entrevista en La Sexta. Hacía tiempo que el secretario general de Unidas Podemos no hablaba de esto y sorprendió. Desveló que Sánchez estaba de acuerdo en crear una entidad de esas características, para apuntar a continuación al ICO como una transformación necesaria para nuestro país. Ni una palabra sobre Bankia, lo que se interpretó como un paso atrás en sus intenciones de utilizar a la entidad como banca pública. Pero ABC ha podido confirmar hacia dónde avanza el planteamiento de su partido. Fuentes de Unidas Podemos explican que quieren mantener Bankia nacionalizada y utilizarla como banca comercial con tres objetivos concretos: «que sea un contrapeso al oligopolio de los grandes bancos; que evite la ‘‘exclusión financiera’’ (asegurando servicios, por ejemplo, en zonas más despobladas) y dando buen asesoramiento a pymes». Si parecía que en la última entrevista Iglesias reculaba, ahora su partido regresa con más fuerza. Dos posturas según dónde se siente cada uno.

 «A día de hoy no hay ningún banco que tenga que ser rescatado, no estamos en el mismo escenario que hace 10 años, cuando había una necesidad. Es una idea muy romántica pero, sinceramente, después de lo sucedido con las cajas, no sería viable en el corto plazo», dice Miguel Prado, socio del Área de Regulación Financiera y Fintech de Andersen Tax & Legal. Y añade: «Desde el punto de vista regulatorio, crear un banco público supondría un cambio en los accionariados y la gestión. Y durante la crisis financiera el Estado entró en la gestión por necesidad, no por voluntariedad». 

Puede leer la noticia completa publicada por ABC aquí

Fin del contenido principal